Tracy Edwards Un ejemplo de empoderamiento femenino




Hoy en Inglaterra una maestra de 50 años enseña a sus alumnos de instituto que si tienen un sueño deben perseguirlo con fuerza, que como dice Coelho "Cuando deseamos algo con fuerza todo el Cosmos conspira para que ocurra".
Cada tanto los alumnos se ríen y no la toman en serio ella cuenta la historia de Tracy Edwards y como en 1989 con una tripulación solo de mujeres inexpertas hasta entonces en navegación participó en una regata de la vuelta al mundo entonces solo reservada para hombres y como fue la primera vez que Gran Bretaña ganó en una de estas pruebas o etapas dentro de esa fabulosa carrera donde lo mejor de la navegación participaba ¡y con una tripulación solo de mujeres!.
Cada tanto los alumnos lo ponen en duda y sospechan de exagerada la historia ella entonces dice:
-Y yo estaba en entre ellas, en efecto, no solo dimos la vuelta al mundo sino que tuvimos serias opciones a ganar la regata como reconoció la prensa en su día.
Tracy Edwards y un grupo de mujeres en los 80 compraron un barco de regatas completamente desahuciado, el Maiden, la vela es un deporte caro (lo sé por experiencia personal) y la vela de alta competición súper cara, o tienes dinero o tienes mucha imaginación y "suerte" para encontrar recursos. Ellas restauraron todo con algo más que suerte e imaginación, ilusión, una fuerza que mueve todo el universo, lo que también en la carrera sería su salvación y cuando estaban a punto de naufragar conocían cada rincón de un barco que ellas mismas habían reparado. En las condiciones que participó el Maiden tuteando, o incluso ganando algunas etapas a tripulaciones míticas de hombres y barcos valorados en muchos millones de euros aunque no ganaran al final lo podemos considerar algo más que un triunfo completo y para sentirse más que orgulloso. ¿Cómo le contarían a sus herederos que una vez participaron en las 24horas de Le Mans contra Fernando Alonso con un pequeño mini y que casi estuvieron a punto de ganarle y terminaron la carrera con pocos "segundos" de diferencia?.
Tracy Edwards y su equipo de mujeres querían demostrar que en igualdad de condiciones la vela no debía ser exclusivamente un deporte para hombres, que las chicas podían hacerlo mejor que bien, y no solo lo hicieron sino que ridiculizaron mitos de la vela hasta entonces, en unas condiciones peor que duras. 33.000 millas de navegación alrededor del mundo, desde Inglaterra a Uruguay, después a Australia, luego a Chile y a Miami, EEUU, y luego de regreso a casa en Southampton, UK. 160 días.
No solo fue un éxito para las mujeres, para la vela inglesa, sino para todo el mundo. Y donde lo que hasta entonces era un deporte y una competición reservada para ricos, millonarios y marineros expertos con barcos de vanguardia quedó destrozado como mito, 10 mujeres de familias obreras, humildes pero llenas de ilusión lo consiguieron, aunque nadie daba un céntimo por ellas, aunque soportaran burlas, aunque en tres años buscando patrocinadores ni uno solo quisiera correr el riesgo, ni siquiera su propio país porque tuvieron que participar con la bandera y pabellón de Jordania cuyo rey si creyó en ellas y sufragó una parte. Casualmente hoy son heroínas en Inglaterra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario